Copa Davis. Madrid, Barcelona y Valencia entre las posibles sedes de la final

Copa Davis

El Palau Sant Jordi de Barcelona, la Caja Mágica de Madrid y el pabellón Jose María Martín Carpena de Málaga, son las sedes potenciales que la Federación Española de Tenis (RFET) ha propuesto inicialmente a la Federación Internacional, como posibles escenarios de la final de la Copa Davis.

La Federación Española ha cumplido así con una de las peticiones de la ITF, que solicita una primera propuesta, orientativa, a cada una de las posibles finalistas. Ahora, antes del 28 de septiembre, fecha tope fijada por la Internacional para recibir la propuesta de España como escenario definitivo de la final, pueden añadirse otras aspirantes, que deben trasladar sus intenciones a la RFET.

De hecho, el presidente de la Federación Española, Jose Luis Escañuela ha reconocido, tras conseguir el equipo de Albert Costa el pase a la final y su condición de local después del triunfo de la República Checa ante Croacia, el interés de Las Palmas y Sevilla junto a Barcelona, Madrid, Valencia y Málaga.

Para esta ocasión, la Federación Internacional mantendrá el criterio de elección que ha permanecido en los últimos años. A partir del próximo curso, del 2010, entrará en vigor uno más selectivo, aprobado por la ITF en su asamblea del pasado mes de abril.

Requisitos básicos
Un aforo mínimo de 12.000 espectadores, un recinto cubierto y un aeropuerto internacional son, básicamente, los requisitos actuales para acoger el último enfrentamiento de la temporada de la Copa Davis, que se jugará del 4 al 6 de diciembre entre España y la República Checa.

La propuesta española debe estar definida antes del 28 de septiembre y en unos días después, en el plazo máximo de una semana, la Federación Internacional aceptará o rechazará la propuesta.

“El caso de Argentina el pasado año, que propuso dos sedes, Mar del Plata y Córdoba, fue una excepción”, indicó Joan Margets, vicepresidente de la Federación Internacional de Tenis, que también insistió en que no “se aprobará una cancha al aire libre, en una final en Europa”, a pesar de que una situación como la de Sevilla en el 2004 podría plantearse.

A partir del 2010, sin embargo, las exigencias son más específicas. Especialmente en el asunto de la final. La normativa aprobada por la ITF en el pasado mes de abril incluye que el escenario que acoja la lucha por el título tiene que estar en la capital, aunque sea pequeña, o una de las mayores ciudades del país. Con un aeropuerto internacional con posibilidad de enlaces intercontinentales y con plazas de hotel de cuatro o cinco estrellas a una distancia máxima de 45 minutos en coche, para acomodar a los equipos, oficiales y prensa. La capacidad mínima exigida para el recinto no varía de un mínimo de 12.000.

Advertisements

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here