Del Potro y un objetivo claro

delpo

NACHO MÜHLENBERG
Juan Martín Del Potro ganó el ATP 500 de Rotterdam con una contundencia notable. Dejó en el camino a jugadores de la talla de Monfils, Gulbis, Nieminen, Dimitrov y Benneteau. No cedió un solo set en el torneo y durante toda la semana solamente le quebraron el servicio una vez.

Cuando el diciembre pasado Del Potro anunciaba que no iba a representar a Argentina en la Copa Davis durante todo el 2013 se armó un gran ‘quilombo’. El tandilense tenía sus motivos. Estaba anteponiendo sus intereses y objetivos personales a los colectivos. Una respetada postura que, sin embargo, fue duramente criticada por un amplio sector de los argentinos. Del Potro se dolió e incluso fue silbado por su propia hinchada en Buenos Aires.

Si por algo tomó esa postura ‘Delpo’ era para centrarse en su carrera, y que nada lo dispersara. Quiso estar al margen de la polémica que había levantado su decisión y, acabado el Australian Open, intentó dejar a un lado la polémica y se puso rápidamente a preparar su gira de torneos Indoor por Europa.

Esta semana Del Potro demostró que vuelve a estar en su mejor nivel, ese que deleitó y dejó boquiabiertos a todos en 2008 cuando fue capaz de ganar cuatro torneos ¡de manera consecutiva! y hacerse con su primer Grand Slam, el US Open.

Un tenis de mucho nivel. Una solidez, una frescura en piernas y mente que llama la atención. Con estos atributos conectados, más la potencia que tiene en sus tiros y el alto porcentaje de primeros saques, lo hacen una amenaza tremenda para los jugadores mejores posicionados en el ranking.

Especialista en Indoor

Esta semana se vio, una vez más, que Del Potro se siente cómodo en Indoor y en una superficie rápida. Estas condiciones le permiten desplegar su mejor tenis, se siente como en el patio de su casa y sus rivales lo sufren. Juega suelto, desenfunda sus armas y dispara para todos lados.

Del Potro en el 2012 ganó cuatro títulos ATP, y tres de ellos fueron bajo esta misma superficie (Basilea, Viena y Marsella). No es casualidad. La bola le corre que da miedo, el sonido que desprende esa raqueta al impactar la pelota es de escándalo. Sin viento que desvíe o condicione la trayectoria de la pelota, Juan Martín se siente cómodo y sus rivales lo padecen.

El saque, una de sus claves

Juan Martín Del Potro tiene un arma casi infalible, su saque. En él basa su juego y su táctica. Su altura (1,98 m) es una aliado importantísimo para el argentino. Durante todo el torneo de Rotterdam sólo Benneteau fue capaz de romperle el servicio. Consigue una gran cantidad de puntos rápidos con su arma más letal y el porcentaje de puntos ganados cuando pone el primer saque en juego es un factor determinante para el tandilense. En el 2012 ganó un 75% de los puntos que jugó con su primer saque. Dato tremendo.

Objetivo: número uno del mundo

Puede sonar descabellada la opción de verlo como número uno, al menos este año. Pero condiciones y ganas de serlo, el argentino tiene. Federer ya lo avisaba hace un par de años y decía que Juan Martín podía llegar a alcanzar el máximo escalón del ranking. En ese momento la fortuita lesión se cruzó en su camino y le arrebató la posibilidad. A día de hoy, Juan Martín ocupa el puesto número seis muy pegado a Thomas Berdych.

A día de hoy las sensaciones son bien distintas. Del Potro está entero física, mental y tenísticamente. El calendario lo tiene definido y sus objetivos también.

Sueño con ganar más Grand Slams y con ser el número uno del mundo” tiró el año pasado Del Potro.

Adelante Juan Martín, pase y demuéstrele al mundo de lo que usted es capaz..

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here