Ernest Gulbis: una de cal y otra de arena

ernest gulbis

NACHO MÜHLENBERG
El letón derrotó a Robin Haase por un contundente 6-2 y 6-1 en primera ronda del ATP 500 de Rotterdam. En la siguiente fase se enfrentará al argentino Del Potro.

El letón es sinónimo de talento e irregularidad. De esperanza y decepción. Pasó de ser la promesa de la camada de jóvenes a uno de los mayores fracasos del 2012, terminando el año en el puesto número 136 del ranking mundial.

Su clasificación no le permitía entrar en los cuadros principales de los torneos de las antípodas por lo que decidió no hacer la gira australiana. Se centró en los Challengers y sus resultados fueron espantosos. Dos torneos de segunda categoría profesional en donde hizo segunda ronda en Heibronn –Alemania- cayendo con Paul Henri Mathieu y primera ronda en Bergamo –Italia- cediendo ante el polaco Michal Przysiezny ¡239! del mundo en dos mangas.

Pésimo comienzo para un jugador que aspira a recuperar el terreno perdido y afianzarse entre los 50 mejores del mundo. Tenis tiene. Irregularidad, baches y atrapes mentales… le sobran. Con esta combinación es difícil predecir dónde puede estar Gulbis en unos meses. Es capaz de estar jugando y perdiendo en primera ronda de Challengers contra jugadores Juniors o complicarle la vida a un top 20 si se lo propone.

Hoy, en Rotterdam, dio una lección de tenis frente a Haase. El letón solo perdió 10 puntos con su saque y fue una aplanadora en todos los aspectos. Se lo vio ágil, fresco, agresivo y muy enchufado. Mostrando la cara de su moneda, la faceta que se ganó el calificativo de promesa del tenis y la que se resiste a abandonar.

A día de hoy, con 24 años, está cerca de ser calificado como una eterna promesa si este año no escala posiciones y se afianza entre los mejores jugadores del mundo.

ernest gulbisGulbis viene de una familia de clase social muy alta. El padre, es uno de los más grandes magnates de Lituania. Un multimillonario que se ha encargado de que su hijo tenga todo tipo de lujos (viajaba en jets privados a los torneos) y su madre ha sido una famosísima actriz. Sus abuelos también conocen el éxito puesto que uno de ellos fue tres veces campeón de la Euroliga de baloncesto y el otro fue un destacado actor y director de cine. Vamos, que la etiqueta de niño consentido y rico no se la sacará jamás.

A pesar de estas peculiaridades, Gulbis no llegó a ser tenista a base de talonario. En este deporte esto es imposible. Hace falta talento, entrenamiento y disciplina, entre otras cosas, para llegar a tener unos resultados como los que tuvo el letón: 2 títulos ATP y otras 2 finales en su haber. Además grandes actuaciones en Grand Slams y victorias frente Novak Djokovic, Roger Federer, Thomas Berdych, entre otros también lo acreditan como un jugador a tener en cuenta.

Particularmente y, por el bien del tenis, aún pondría una fichita por Gulbis. Creo que está a tiempo y tiene condiciones para poder encarrilar su carrera y volver a empezar. En este 2013, Gulbis tiene un bonito reto por delante.

Si se habla más de su tenis y menos de sus actitudes extra deportivas… ¿Se puede estar aún hablando de promesa?

Resultados ABN AMRO World Tennis Tournament

Advertisements

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here