Feliciano, ha llegado tu momento

Feliciano López

MARC RAMON I CORNET / BARCELONA
Lo que ha fallado en la pista es mi cabeza. No he estado en la pista, era la sombra de Feliciano. No era yo en realidad“. Estas declaraciones las realizaba el jugador toledano tras caer sorprendentemente en su primer partido en Roland Garros ante un semidesconocido jugador alemán, Julian Reister, número 165 del ranking mundial. Este jugador ganaba ante Feliciano López su primer partido ATP del año, una temporada en la que sólo había podido sumar victorias en Challengers y previas de torneos ATP.

Las declaraciones de Feliciano tras esta dura e inesperada derrota llegaban tras unas semanas en las que el nombre del jugador zurdo estaba presente en muchas televisiones, pero no precisamente en resúmenes deportivos o en los pocos programas que hay enfocados al deporte del raqueta. Su nombre aparecía en los muchos, muchísimos y excesivos diría yo, programas de la prensa rosa, hablando sobre su separación y presunto embarazo de la que había sido su pareja en los últimos años. El propio Feliciano cae en un tremendo error hablando para TVE después de un partido de este tipo de temas, si su intención es separar la prensa del corazón de su actual profesión, el tenis.

Esta derrota llega además en una de las temporadas más correctas de Feliciano en tierra batida (donde tiene peores porcentajes de triunfos que en las otras superficies), que le había llevado por ejemplo a ganar cinco partidos entre Montecarlo y Madrid, perdiendo en ambas ocasiones ante una de las revelaciones de la temporada, el letón Ernest Gulbis. Destacar su victoria en Roma ante Marin Cillic, por aquel entonces número 11 del mundo. Una victoria ante Julian Reister le hubiera permitido además tener un segundo encuentro muy asequible ante el belga Rochus, para después tener uno de esos enfrentamientos soñados por cualquier jugador: Roger Federer y en la central de Roland Garros.

El mal momento por el que parece pasar Feliciano López contrasta con el gran inicio de temporada que tuvo el jugador, llegando a tercera ronda de Australia, donde caía en un ajustadísimo partido con Roddick, y ganando pocos días después el torneo de Johannesburgo, el segundo de su carrera y primero en los seis últimos años.

 

A pesar de todo, Feliciano puede firmar la mejor temporada de su carrera

Feliciano LópezHace dos años llegaba la tardía explosión de Fernando Verdasco, y a nadie se le escapa que este año será el del murciano Nicolás Almagro. A pesar de estar por detrás de estos dos jugadores en el ranking mundial, y de Nadal, Ferrero, Ferrer y Montañés, no parece descabellado pensar que Feliciano López puede terminar esta temporada entre los 20 primeros, lo que significaría su mejor posición en sus 13 años de carrera en el circuito. Actualmente López ocupa la posición 31, pero con muchísimas posibilidades de seguir sumando y escalando posiciones. 

Todos los especialistas están de acuerdo en que Feliciano López es, por sus características en el juego, el jugador que mejor se adapta a la hierba. El toledano ha firmado grandes resultados en Wimbledon, destacando los dos cuartos de final alcanzados en 2005 y 2008. Su balance en el tercer Grand Slam de la temporada es de 18-8, destacando triunfos ante jugadores como Youznny, Ancic (cuando era el 17º del mundo), Safin (en esos momento 5º del ranking), o Tim Henman, el mítico jugador inglés que tras intentarlo cada año se retiraba de “su” torneo tras esa derrota ante Feliciano, en una pista central llena y volcada con el británico.

Al jugador español hay que darle un voto de confianza este año, ya que los resultados del pasado hacen pensar que este año puede tener una gran actuación en este Grand Slam. En las últimas ediciones Feliciano ha firmado un gran torneo tras caer en primera ronda el año anterior, así que esta temporada, tras su prematura eliminación el año pasado, en primera ronda ante el eslovaco Beck, le toca firmar una buena actuación. Su segura condición de cabeza de serie le asegura por lo menos tener dos primeras rondas accesibles, aunque esta misma situación no le valió de nada en la pasada edición.

Feliciano, que esta semana se prepara para Wimbledon disputando el torneo de Queens, sólo puede sumar y sumar puntos. Por cierto, una victoria en primera ronda le igualaría el balance de su carrera, que actualmente es de 223 victorias y 224 derrotas. No defiende absolutamente nada en Wimbledon, lo mismo que sucede con el torneo de Gstaad (donde hace cuatro años disputó la que es su única final en tierra batida). Lo mejor llega luego, con la temporada en Estados Unidos en pista rápida, donde él puede firmar buenos resultados. Disputará consecutivamente los torneos de Toronto, Cincinnati y posteriormente el US Open, tres de los torneos más importantes del mundo donde tampoco tiene ningún punto por defender. La temporada la finalizaría en París, con el último Masters Serie de la temporada, donde Feli también caía a las primeras de cambio, en este caso ante Arnaud Clement.

En otros torneos como Estocolmo, Valencia, también puede cazar importantes puntos, además de los que puede conseguir en los primeros torneos de la gira asiática, Kuala Lumpur y Pekín, antes de llegar al Masters Serie de Shanghai, donde aquí Feliciano si defiende un buen número de puntos, 360, los que consiguió con sus semifinales ante Rafa Nadal. Los 110 puntos que obtuvo con el título en Segovia, el considerado mejor Challenger del Mundo, no parecen un gran problema ante las numerosas oportunidades de sumar que tendrá el jugador.

Así pues, una buena actuación y una cierta regularidad en su juego, algo que siempre ha sido uno de los lunares en el juego del zurdo toledano, podrían llevarle a firmar la mejor temporada de su carrera, algo destacable en un jugador que cumplirá pronto 29 años y que siempre ha estado en la lista de jugadores que parecía que tenían que explotar pero nunca lo hacían. Su servicio, su revés cortado o su buen porcentaje en los Tiebreaks (55%), son sus mejores armas para Wimbledon, donde un buen resultado podría servirle de lanzadera para coger confianza y de paso centrarse únicamente en su carrera como tenista.

 

Advertisements

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here