Garín, el diamante en bruto chileno

garin

NACHO MÜHLENBERG
Ayer me quedé hasta bien entrada la madrugada viendo el partido entre Jeremy Chardy (#26) y el jovencísimo chileno de 16 años Christian Garín (#920).

Tenía ganas de verlo en acción. En Chile babean con el jugador junior que el martes consiguió su primer victoria en el circuito ATP. Repito, con tan solo 16 años. Ah, otra cosa, en el ranking junior es el jugador número 10 del mundo.

En Viña del Mar, Garín, tenía una prueba de fuego, un regalo, un partido para disfrutar. Jugaba en la pista central frente al francés Chardy. El galo, 2 semanas atrás, eliminó a un tal Juan Martín Del Potro en Australia y se coló entre los 8 mejores en el primer Grand Slam del año. Unos resultados que a simple vista subrayan el potencial y el nivel de Chardy.

Llevo leyendo la prensa chilena un par de semanas ya y no paraba de ojear el nombre de este joven jugador llamado a ser ‘la promesa’. Las expectativas eran muy grandes, incluso antes de que empezara el torneo, y me sorprendía ya que ni siquiera había jugado un torneo ATP. Apenas asomando cabeza en Challengers y su máximo resultado, es una semifinal de Future. Unos resultados que no están mal para la edad de Christian pero que había llevado a la prensa a una euforia desmedida. Ayer, al ver el partido, fui entendiendo el porqué de estas esperanzas e ilusiones. Más aún si repasas su historial de victorias y torneos ganados como jugador junior.
garin 2
Christian Garín, con 13 años ganó el torneo Sudamericano sub14. Gracias a este triunfo obtuvo el pase para jugar el mundial en Prostejov, República Checa. Luego, a velocidades de vértigo fue completando etapas y saltándose algunas otras. A día de hoy se encuentra batallando entre Futures y Challengers. Su precocidad y su talento innato no pasaron desapercibidos ni para la prensa ni sponsors ni las mejores raquetas de la historia del tenis chileno.

“He recibido consejos de Marcelo Ríos, Nicolás Massú y Fernando González. Con Fernando converso bastante. Es humilde y me gustaría ser como él, por todo lo que hizo, aunque es muy difícil. Me recalca cosas tácticas, nada de técnica. Marcelo me habla de cosas para la vida y Nicolás, la actitud” cuenta Garín.

“La temporada 2012 fue la mejor en mi corta carrera y donde además, obtuve mis primeros puntos ATP. El balance fue positivo. Tuve grandes progresos, tanto en el circuito juvenil como profesional. Superé de los tres jugadores mas ilustres que ha dado Chile. Cumplí las metas en el ranking que me propuse, como ganar mi primer Grado 1 (Torneo Eddie Hert)”, afirmó el tenista al diario La Tercera de Chile.

Garín está llamado a ser ‘el nuevo Chino Ríos’. Una presión que puede ser peligrosa para un chico de tan solo 16 años que recién ahora se está sumergiendo en el profesionalismo. En estos casos la cabeza bien amoblada, con un gran apoyo de su equipo detrás, puede ser un factor clave en su progresión.

Un chico que definitivamente promete, que tiene que trabajar día a día para poder hacerse un hueco en el tenis profesional. Parece un chico de bajo perfil, con las cosas claras y con su rol bien definido. Está en plena etapa de crecimiento y aprendizaje.

Cuenta con el apoyo de patrocinadores, Federación, y su familia y equipo. Tiene todo a favor. Trabajo, humildad, constancia, y ambición deportiva, le harán llegar lejos. Condiciones tiene, tenis también. Posee decisión y atrevimiento sin reparos.

Sin lugar a dudas un diamante en bruto para el tenis chileno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here