Kei Nishikori, una estrella asiática

k nishikori

Kei Nishikori aportó lo suyo para levantar a una nación luego de una tragedia el año pasado. Ahora la estrella japonesa está posicionada para cumplir con su potencial en el ATP World Tour.
Escrito por Matt Fitzgerald
Es un recuerdo que durará para siempre. El desastre natural que sacudió a Japón el 11 de marzo de 2011 cambió la geografía del país para siempre. Cuando la Madre Naturaleza provocó uno de los terremotos más potentes de la historia, con su consecuente Tsunami, la tragedia fue inminente. Miles murieron sin aviso, el fuego se esparció sin permiso, provocando una crisis nuclear, y el país quedó con un nivel de destrucción inmenso. Fue un día que impactó a millones de vidas. Noticias que dejan una impresión de por vida no suceden con frecuencia. Pero para Kei Nishikori, las imágenes estarán grabadas de por vida en su alma.

“Pensaba, ¿Está bien jugar tenis?”

Nishikori se estaba preparando para el BNP Paribas Open de Indian Wells cuando su manager Olivier van Lindonk y sus amigos en Japón lo llamaron para darle la noticia. Hablando con DEUCE en la Academia de Tenis IMG Bollettieri el mes pasado, dijo “fue una sensación de impotencia el estar tan lejos y no poder hacer nada. Mi partido fue cuatro horas después de que supe la noticia, por lo que hablé con mi equipo sobre qué debía hacer. Decidí que jugar era la única manera de mostrar mi apoyo”.

Con una cinta negra para honrar a las víctimas del terremoto, Nishikori tuvo un desempeño inspirado, pero perdió en tres sets contra Igor Andreev. “Fue un momento difícil para mí”, dice Nishikori. “Pensaba, ‘¿Está bien jugar tenis?’ Estaba muy preocupado por Japón. Muchas personas murieron y otras no podían sobrevivir sin comida con toda la destrucción. Las imágenes eran irreales”.

En los días posteriores a la catástrofe, Nishikori se unió a la Cruz Roja Estadounidense y Ace Authentic, facilitando donaciones a través de su página de Facebook, logrando juntar hasta US$100,000. Los pares de Nishikori también jugaron un importante rol para generar aportes adicionales, al entregar equipamiento para una subasta caritativa, pero sus acciones no se detuvieron ahí. En el Sony Ericsson Open, Rafael Nadal y Novak Djokovic ayudaron con la organización de un partido de fútbol en Miami, con un duelo entre las estrellas del ATP World Tour y los Ft. Lauderdale Strikers, donde se realizó una comida para juntar fondos tras el encuentro. “Muchos jugadores se me acercaron para saber cómo estaba la situación y si podían ayudar en algo”, dice Nishikori. “Fue un honor ser japonés, porque todos los jugadores me ayudaron a ayudar a Japón. Siempre es una situación difícil, pero al mismo tiempo fue agradable sentir todo el apoyo. Y ahora la situación está mejorando por lo que estoy muy orgulloso”.

Lentamente, Japón está en camino de recuperarse. En el proceso de reconstrucción el deporte ha sido un medio para ayudar al optimismo. El equipo nacional femenino de fútbol sorprendió a Estados Unidos en la final de la Copa del Mundo, Kohei Uchiruma ganó el título all-round de gimnasia masculino por tercer año consecutivo y Miko Ando ganó el título mundial de patinaje artístico femenino.

Al mismo nivel de esos logros estuvo la temporada de Nishikori en el ATP World Tour el año pasado, donde superó a Shuzo Matsuoka como el japonés de mejor ranking en la historia de la Era Abierta. Nishikori comenta, “Esa era una de mis principales metas en 2011. Fue bueno lograr consistencia durante todo el año para superar el récord de Shuzo. Hablé con él luego de eso y me dijo ‘no debe ser tu meta final’. Me dijo que podía dar más y seguir dando lo mejor en posiciones más altas”.

Tommy Haas, un amigo desde que Nishikori de 22 años se mudara a la Academia de Bollettieri cuando era un adolescente, no puede estar más feliz por la ascendente figura. “Lo conozco desde que era muy pequeño. Es un chico muy bueno; muy tímido, pero muy cariñoso y trabajador. Me hace feliz ver su éxito”, dijo el alemán a DEUCE en el Brisbane International.

“Estoy muy contento de que haya roto el récord de Matsuoko, lo cual obviamente fue algo importante. Es un jugador muy peligroso. Tiene el ‘estilo Bollettieri’ con una potente derecha y piernas rápidas. Está muy deseoso por mejorar y lo ha logrado”.

Nick Bollettieri concuerda con la apreciación de Haas. “Tiene grandes tiros y se mueve de forma fantástica”, dijo el nominado al Salón de la Fama en 2012. “Lo que hemos trabajado es que tenga un poco más de peso en el segundo servicio para que no sea atacable. Siento que si no se lesiona, tiene una gran chance de llegar a los dígitos únicos en el ranking”.

“La clave es no dirigirlo todo el tiempo”.

k nishikori2Las lesiones son un tema para Nishikori, que se perdió una buena parte de las temporadas 2009 y 2010 por un problema al hombro derecho, y aún no puede disputar una temporada completa del ATP World Tour. Al nunca haberse sometido a una operación para tratarse una lesión, le tomó tiempo a Nishikori decidirse por la cirugía. “Me tomó cuatro o cinco meses decidirme por la operación ya que estaba muy nervioso de hacerlo”, admite Nishikori. “Fue una decisión complicada. Cuando estaba en rehabilitación, fue difícil para mí estar alejado de la cancha y realizar los mismos ejercicios una y otra vez”.

El período de inactividad le costó a Nishikori caer en el Ranking ATP South African Airways. Con los resultados que consiguió en el circuito ATP Challenger, Nishikori se las arregló para volver al Top 100 a fines de 2010, ganando cuatro eventos en Savannah, Sarasota, Binghamton y Knoxville. Para abril de 2011, Nishikori estaba bien afinado para llegar a su primera final ATP World Tour en tres años en el US Men’s Clay Court Championship en Houston, donde perdió ante Ryan Sweeting. Aunque tuvo resultados mixtos en los cinco meses siguientes, su juego creció en suelo asiático. Luego de meter a Japón en el Grupo Mundial de Copa Davis por primera vez en 27 años, Nishikori logró su mejor actuación en torneos ATP World Tour Masters 1000 en el Shanghai Rolex Masters, donde venció a Jo-Wilfried Tsonga y Alexandr Dolgopolov en ruta a semifinales.

Nishikori superó sus expectativas, recuerda. “Fue muy sorpresivo para mí. Sólo había jugado un par de torneos (ATP World Tour) Masters 1000 con anterioridad. Incluso el ganar mi partido de segunda ronda fue algo inédito. Ni siquiera me imaginé llegar a semifinales, por lo que fue una gran sensación, especialmente con triunfos sobre Tsonga y otros tipos que estaban más arriba que yo como Dolgopolov y Robin Haase”.

Con el salto al No. 30 en el Ranking ATP South African Airways que dio luego de Shanghai, era de esperar que tuviera su mejor presentación en el Swiss Indoors Basel en su debut como el japonés de mayor ranking en la historia. Tras llegar a semifinales, Nishikori bajó al mejor del mundo Novak Djokovic, quien hasta ese momento sólo había perdido tres partidos en el año. La victoria le dio a Nishikori otra distinción, siendo el primer japonés en la historia en vencer a un No. 1 del mundo. “En ese partido estuve un set en contra, 4-5, 0/30, por lo que estaba a dos puntos de perder el partido”, recuerda Nishikori. “Pero me superé y luego de eso hice prácticamente mi mejor tenis. Él no estaba al 100 por ciento, pero aún así hice un gran tenis, por lo que estaba muy feliz por vencer al No. 1. También fue especial porque Novak había ganado toda la temporada”.

Aunque Nishikori perdió ante Roger Federer en la final, ascendió al No. 24 del mundo. Bollettieri le da el crédito a Dante Bottini, quien comparte la responsabilidad de entrenarlo con Brad Gilbert, por ser paciente y no sobrecargar a Nishikori con información. “Su entrenador Dante es fantástico, porque no habla demasiado a Kei”, dice Bollettieri. “Con Kei, mientras más le dices, más lo complicas. Es casi como cuando trabajé con Boris Becker”.

Tras dejar atrás el problema del idioma y extrañar su hogar, el legendario entrenador ha visto un cambio en la confianza de su pupilo, tomando un rol activo en la relación pupilo-entrenador. “Kei ha comenzado a hablar mucho más y esa es una buena señal”, considera Bollettieri. “La clave es no dirigirlo todo el tiempo. Él es el capitán del barco. Mi trabajo es que cada cierto tiempo entro 10 o 15 minutos a la cancha, le doy un par de apuntes y motivación, y eso es todo”.

Tiene el potencial de conseguir buenos resultados en torneos grandes“.
Nishikori está más que conforme con el que equipo que tiene a sus espaldas, explicando que “la ventaja de tener más de un entrenador es que recibo muchos consejos útiles. Especialmente con Nick lo veo una o dos veces a la semana cuando estoy en Bradenton. Siempre me da buenos consejos cuando estoy haciendo algo mal. Y los otros tipos con los que trabajo son grandiosos, por lo que estoy feliz con la forma en que está resultando”.

Gracias a su trabajo de pretemporada donde se encargó de crecer físicamente y tener más equilibrio, Nishikori se ha puesto como meta mejorar sus logros para 2012. En el Abierto de Australia por primera vez será sembrado en un Grand Slam. “Abre más chances, pero igual necesitas un poco de suerte para tener un buen cuadro”, dice Nishikori. “Será una sensación distinta ya que no estoy acostumbrado a estar sembrado en los Grand Slams. Espero que no me afecte la presión por lo que intentaré jugar de igual forma”.

Haas cree que aún vienen cosas grandes para Nishikori, asegurando que “tiene el potencial para conseguir buenos resultados en los torneos importantes. Ya se metió Top 30 del mundo por lo que será una fuerza reconocida a futuro.

Está trabajando muy duro físicamente fuera de la cancha y tratando de mantenerse fuerte. Siempre ha tenido un par de lesiones, por lo cual debe ser cuidadoso, pero se está esforzando y tiene determinación. Creo que tiene muchas metas y estoy feliz por él, feliz de que le esté yendo bien”.

Si Nishikori se puede mantener saludable esta temporada, quizás podría darle a su país una nueva historia eterna que ayude a reconstruir el alma de su gente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here