La ley del ranking se impone en Australia

abierto australia 2013

PEDRO SÁNCHEZ
Si un padre tuviera que explicarle a su hijo si el ranking de la ATP es relevante podría acudir a la actual edición del Open de Australia como ejemplo
.

Disputadas las tres primeras rondas ya se ha producido la primera gran criba de tenistas: sólo quedan 16 en el cuadro. De ellos, únicamente tres de los clasificados no responden a la lógica del ranking, es decir, sólo Andrea Seppi, Jeremy Chardy y Kevin Anderson no comenzaban la cita australiana como uno de los 16 primeros cabezas de serie.

Donde más evidente es la lógica del ranking es con los dos primeros cabezas de serie. Novak Djokovic (1) y Roger Federer (2), aún cuando van por la parte de arriba y de abajo del cuadro, respectivamente, han tenido tres primeras rondas similares. Ambos debutaron ante un jugador francés, y después han tenido que superar a una estrella emergente (Harryson y Tomic), y a un veterano combativo (Stepanek y Davydenko).

Pese a lo que pudiera pensarse lo han conseguido sin excesivos problemas. Los dos están en tercera ronda, sin ceder un solo set y lo que es más, sin ceder ni un solo break. Puño de hierro. Eso sí, rizando el rizo, en el caso de Federer se puede poner una pega: su eficacia a la hora de convertir las bolas de break: 6 desaprovechó ante Paire, 10 frente a Davydenko y ¡13! contra Tomic.

Pero la ley del ranking tiene muchos más inquilinos. Murray (3) está en cuarta ronda sin ceder ni un solo set, así como Berdych (5), y Tsonga (7). Un siempre combativo Stanislas Wawrinka (15) también se ha plantado en octavos con la casilla de sets cedidos vacía. Es decir, seis de los clasificados a octavos no saben lo que es perder un set. Y la estadística continúa. Cuatro tenistas tan sólo han cedido una manga.

David Ferrer cumple con su condición de número 4, y sólo Smicek en segunda ronda consiguió alarga su enfrentamiento hasta el cuarto set. En octavos se enfrentará a Kei Nishikori (16), su verdugo en los pasados Juegos Olímpicos, quién sólo perdió el primer set que disputó en la competición. Idéntica situación vivió el que será rival de Federer en octavos, Milos Raonic (13), a quién sus 71 aces hasta el momento en el torneo le han permitido no volver a ceder un set. También Richard Gasquet (9), pertenece a este club. El francés no hace mucho ruido pero luchará contra Tsonga por plantarse en los cuartos de final de un grande por segunda vez en su carrera.

Caminos más complicados han tenido Nicolas Almagro (10), y Janko Tipsarevic (8), para cumplir la ley del ranking. Cruzarán raquetas en octavos, pero ya han tenido que sudar tinta para llegar a esta ronda. El español debutó en el primer grande del año necesitando del quinto set para doblegar a Steve Johnson, y en tercera ronda sobrevivió al cañonero Janowic. El serbio, por su parte, derrotó al sempiterno Lleyton Hewitt en una dura primera ronda, y en tercera ronda levantó dos set a uno en contra frente al francés Julian Benneteau. Otro francés, Gilles Simon (14), ha cumplido con su ranking y ya está en octavos. Eso sí, también ha tenido un camino complejo. En sus dos primeras rondas necesitó cuatro sets para seguir adelante, y en tercera ronda ha superado un maratoniano duelo ante Gael Monfils. Un ejemplo deja a las claras la complejidad del duelo entre franceses: protagonizaron el intercambio más largo de golpes en la historia del Open de Australia, con un total de ¡71 golpes!

Los invitados sorpresas

Son sólo tres, pero eso sí, tres es más que cero. Kevin Anderson, Andrea Seppi y Jeremy Chardy son los inesperados de los octavos de final del Open de Australia. El sudafricano Anderson lo hace por primera vez en su carrera. Aprovechando la eliminación sorpresa de Mónaco (11) por su parte del cuadro, se ha plantado en octavos venciendo a Lorenzi, Kuznetsov y Fernando Verdasco. Chardy y Seppi jugarán por segunda vez en su carrera un partido de cuarta ronda y uno de ellos avanzará un peldaño más, ya que ambos se cruzarán. El francés ha protagonizado la gran sorpresa del torneo al vencer, contra todo pronóstico, a Juan Martín Del Potro (6). 78 winners han tenido parte de la culpa de que saltara la banca. Por su parte, el italiano Seppi ha tumbado a Marian Cilic (12), para plantarse en unos octavos de final que ya disputó en la pasada edición de Roland Garros, donde puso contra las cuerdas a Novak Djokovic.

Advertisements

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here