Los cambios no son siempre a mejor

Pista de Tenis

BRUNO BERGARECHE
El mundo evoluciona a una velocidad pasmosa, no hay más que ver a dónde hemos llegado desde el Nokia 3200. El deporte intenta ir de la mano de esta evolución y cada vez vemos más ideas nuevas introducidas; algunas que suponen un paso adelante y otras que no.

Cada vez tienen más peso los patrocinadores y las decisiones se toman valorando cada vez mas a mercados emergentes (como el asiático) y factores económicos que en los propios jugadores y el espectáculo. Lo cual es un error ya que una empresa debe procurar tener el mejor producto posible para atraer a más potenciales compradores.

En el tenis ha habido progresos importantes como el ojo de halcón pero también ideas nefastas que afortunadamente fueron fusiladas de inmediato como el sistema de grupos de tres en algunos torneos hace unos años. La tierra azul de Madrid fue un claro aviso de que los que manejan este deporte están dispuestos a tirar por la ventana cualquier cosa si les sale rentable económicamente.

Todo esto lo digo porque esta semana se ha anunciado que desaparecerá la Copa del Mundo de tenis por equipos que se disputaba desde 1978 en Dusseldorf la semana previa a Roland Garros. Dentro de un calendario tan competitivo era refrescante encontrarse con un formato tan original que servía de preparación idónea para los jugadores ya que se garantizaban un mínimo de tres partidos sin la presión de irse a casa por un mal día. Catorce naciones distintas alzaron el trofeo, siendo Alemania la más exitosa al triunfar cinco veces.

Tiene mucho peligro arremeter contra la tradición pero al menos siempre tendremos a Wimbledon como último bastión del tenis que tanto nos gusta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here