El Tenis es el invento vasco más universal (3ª entrega)

El tenis el invento vasco más universal
Fotos: Goyo Ybort

Los efectos

Entre los juegos de pelota que no se consideran vascos, el tenis es el único en el que los efectos que se imprimen a la bola tienen enorme importancia.

Explicar a un chico inglés o americano toda la teoría de los efectos en el tenis y conseguir que acierte a imprimirlos a la pelota y, sobre todo, a conocer el efecto que trae la bola que le llega para situarse en la pista aplicando al restar en cada caso el contraefecto oportuno, exige años de práctica.

Un chico vasco que haya jugado a remonte media docena de veces no necesita que le expliquen nada, porque los efectos que con la cesta se pueden imprimir a la pelota son los mismos que con la raqueta se imprimen a la bola. Para cualquiera que haya practicado ambos deportes la afirmación es incuestionable.

La dejada

¿Puede alguien citar algún otro deporte, aparte del tenis y la pelota vasca, en el que se puedan hacer maravillosos tantos al contrario con matemáticas dejadas justo sobre la red o la chapa?

A aire, de volea, sotamano, botepronto, etcétera

¿Hay algún deporte no vasco, aparte del tenis, en el que se pueda jugar a la pelota a aire, o de volea, o a bote normal, o a botepronto, o a sotamano?

Mano a mano por parejas

Únicamente en el tenis los jugadores se enfrentan en un mano a mano o por parejas (como en la pelota vasca). En los restantes juegos foráneos el enfrentamiento es por equipos de varios jugadores. En el golf cabe el mano a mano, pero es una fórmula en la que ambos contendientes no se enfrentan uno a otro físicamente, sino que cada jugador va haciendo sus hoyos a su aire, siendo igual que los contendientes sean dos o catorce.

La posición y el número de jueces

Juez Tenis
Foto;: Goyo Ybort

En los partidos de pelota vasca los encuentros los dirigen tres jueces alineados en la contracancha. El juez del centro es el que, en definitiva, adopta las decisiones. Los dos laterales vigilan respectivamente las rayas de pasa y de falta. En el tenis ocurre exactamente lo mismo.

Partidos entre parejas

Partido tenis dobles
Foto: Goyo Ybort

En la pelota vasca en algunas de sus modalidades (a mano, pala, remonte, cesta punta) cuando se enfrentan dos parejas, uno de los jugadores actúa delante dispuesto a entrar a volea o a recoger dejadas, y el otro detrás. También en el tenis por parejas hay un delantero y un zaguero, y la misión del primero, que se sitúa junto a la red, es entrar a aire y recoger las dejadas del contrario.

El golpe de revés en el tenis

Revés Nadal
Foto: Goyo Ybort

Sería mucho más lógico, dada la lentitud con que se jugaba a este juego hace tres siglos, que los jugadores se pasaran de una mano a otra la herramienta, en lugar de conservarla en la misma mano, haciéndola girar 180 grados y golpeando a la bola de revés. Bellido estimaba que esto puede obedecer a que siendo el tenis una derivación del yoko-garbi en plaza abierta, y utilizándose para impulsar a la pelota tanto raquetas como txisterak -con guante-, atadas a la muñeca del jugador (brazo derecho o izquierdo según fuera aquél, diestro o zurdo), resultaba imposible deshacer el nudo y enfundarse en un instante la cesta en la otra mano, como les ocurre hoy en día a los jugadores de cesta punta o de remonte.

Pero si se observan en cámara lenta los movimientos de un jugador de tenis y de otro de remonte, en el momento de golpear o remontar de revés la pelota, se verá cómo la técnica de ambos golpes es la misma. Incluso en el golpe de revés con dos manos del tenis, que se considera modernísima innovación de los Borg y Connors o de la Chris Evert y Mandlikova, se verá que la forma de apoyar el golpe sujetando la raqueta con la segunda mano es perfectamente igual a la que los jugadores de remonte emplean cuando lanzan la pelota de revés contra el frontis.

El “yoko-garbi”

Sustituyendo mentalmente los guantes o txisterak utilizados por los jugadores por raquetas, ¿a quién que haya visto un partido de yoko-garbi en plaza abierta no le recuerda este juego vasco a una partida de tenis?

El “deuce”

Tenis deuce
Foto: Goyo Ybort

Palabra cabalística ésta que se pronuncia dius o yus y que en el tenis significa que los dos jugadores o las dos parejas se hallan empatadas a tres puntos en uno de los juegos y que tienen que ir por tanto a dos nuevas (cinco puntos en total) para ganar ese juego.

Para los ingleses y franceses el origen etimológico de esta palabra típica del tenis es prácticamente desconocido. Deuce en inglés equivale a demonio, ruin, desgracia, maldad, confusión, etcétera, y en los diccionarios ingleses el vocablo tiene también una segunda acepción: del latín dúos y del francés deux.

Pero pese a esta invitación al impenitente chauvinismo francés, ni siquiera nuestros vecinos aceptan el origen francés de la palabra, rechazando su empleo y denominando egalité a esa igualada a tres tantos con dos nuevas que los ingleses llaman deuce (dius).

Sin embargo, acudiendo al euskera como fuente etimológica, la explicación de esta palabra típica, que sin duda es un tesoro lingüístico que ha pervivido a lo largo de los siglos y tiene un profundo entronque con las raíces del juego del tenis, resulta extraordinariamente fácil.

Queda constancia de que en los partidos de pelota que se jugaban, tanto hace cuatro siglos como cuatro décadas, el público apostaba por uno de los concursantes. Y que en la corte de Enrique III de Navarra las apuestas solían ser muy fuertes.

Según se cuenta, cuando Jesús Abrego, el mago de Arróniz, jugaba contra el león de Vera, Irigoyen, en el frontón Jai Alai de Ategorrieta, se cruzaban cientos de miles de pesetas de apuestas.

Si Jesús o Joshe conseguían al final dar la vuelta al partido y se producía un empate a 40 tantos, Etxeberria el viejo, el corredor de apuestas de cuello torcido y voz tonante se dirigía a los jueces y les pedía en euskera que detuvieran el juego unos minutos para que los apostantes pudieran cubrirse ante la eventualidad de que acabara ganando quien había ido detrás a todo lo largo del partido.

Y el juez principal, si accedía (que accedía siempre), se dirigía a los jugadores y les decía diruz… (y una segunda palabra que Bellido decía no recordar) y los jugadores, o bien se retiraban durante dos minutos a los vestuarios, o se colocaban junto a la pared de rebote donde estaba el pelotero y se pasaban esos minutos de pausa botando y probando pelotas.
Para los que no conozcan el euskera, hay que decir que diru es dinero, y que diruz (pronúnciese dius) equivale a por dinero, para el dinero, etcétera. El cabalístico dius que se produce al empatar a 40 tantos los dos contrincantes no es ni más ni menos que la pausa que el juez de la contienda decretaba para que el público apostante se cubriera ante la posibilidad de un vencedor distinto al esperado.

Y Bellido añadía como aclaración: “Como en los váteres públicos de comienzo de siglo, cuando los municipios que importaban los mecanismos de depósito, sifón, cadena, empuñadura, etc., de Francia o de Inglaterra ubicaban en la pared el clásico tirar del tirez o tirar del pull, es decir, tirar del tirar, los franceses y los ingleses identificaron esa palabra, para ellos exótica, diruz, que los sonaba dius, con la igualada a 40 tantos sin pensar que pudiera tener otro significado”.

La raqueta

Raquetas de tenis antiguas
Foto: Goyo Ybort

Es otro elemento que confirma que el tenis es una modalidad más de la pelota vasca. No tiene antecedentes en otros países y en cambio aparece íntimamente ligada a la historia de la pelota en sus diversas modalidades.

Raquetas con marco de madera cubierto el vano con un entramado ora de ramas y cuerdas ora de cuerdas y badana, como en los tambores, aparecen en los grabados que reproducen partidos de pelota en sus diversas especialidades a lo largo de los últimos cinco siglos.

Todavía en los frontones no cubiertos existentes en Iparralde y Hegoalde que no cuentan con red para proteger al público, los jueces enarbolan raquetas con las que cogen al aire las pelotas que puedan caer sobre los espectadores.

Por otro lado, aparte de la matsardia que figura en el Museo Vasco de Bayona, la modalidad de share utiliza una raqueta muy similar a las que se empleaban para la práctica del tenis a comienzos del pasado siglo (siglo XIX) en Inglaterra, y que figuran en el Museo de Wimbledon. Estas raquetas, como las del share, tienen una forma ovalada y se van redondeando a partir de fines del pasado siglo. Sin embargo, curiosamente, los modelos de raquetas diseñados en los últimos tres años vuelven al diseño ovalado de la raqueta empleada para jugar al share.

A pesar de que esta modalidad contaba con un pequeño número de practicantes en la primera mitad de este siglo (XX), tanto en Iparralde como en Igoalde, nadie hubiera apostado un duro en pro del vasquismo del share hasta que los uruguayos y argentinos que acudieron a los mundiales de pelota celebrados en San Sebastián en 1970 no explicaron que este juego de pelota con raqueta se venía practicando en sus respectivos países desde el siglo XVII.

Así como el share, la sharia, sara, share o sare (red en vasco) da nombre al juego que se practica, como ustedes saben, golpeando a la pelota contra una pared en dos tiempos (retención y lanzamiento, como en la cesta punta) el hecho de que el juego de pelota en plaza abierta que los cortesanos de Enrique IV llevaron a los castillos del Sena y del Loira se denominase ‘La estirada’, es decir, una denominación no basada en el instrumento empleado sino en un movimiento típico del jugador que lo practica (como ocurre con el remonte que no se denomina cesta), me hace pensar -reconocía Bellido- que en el ten-egintz primitivo, como decía antes, se golpeaba a la pelota en un solo tiempo, bien con raqueta de cuerdas o con raqueta-tambor y quizá también, a veces con una a modo de pala.

Conclusión del autor

José María Bellido Cormenzana
Foto: Jesús Mª Pemán, 1985
Fuente: Auñamendi Eusko Entzikopledia

Concluía Bellido. Esto es todo lo que puedo decir sobre el tema en este breve ensayo escrito apresuradamente y marginando a posta toda la bibliografía con que cuento. Yo quisiera que a su vista, aquellos vascos con poder de decisión consideraran seriamente la posibilidad de que el tenis sea una modalidad más del juego de pelota vasco y que, una vez probada exhaustivamente la paternidad euskérica del juego, obraran en consecuencia fomentando entre los jóvenes de ambos sexos de nuestro pueblo la práctica del tenis, haciéndole perder el carácter elitista que todavía tiene, para convertirlo, como ocurre en Estados Unidos, Inglaterra y Francia, en el deporte que actualmente cuenta con más número de practicantes.

Jean Borotra, el vasco que a sus noventa y pico años sigue practicando el deporte con el que dio seis Copas Davis a Francia, decía que un joven vasco que juegue a alguna de las modalidades del juego de pelota puede colocarse al mismo nivel tenístico que otro joven de cualquier país del mundo en la cuarta parte del tiempo.

Sería muy hermoso que los jóvenes de ambos sexos nacidos en Euskadi llevaran dentro de unos años con sus victorias en torneos internacionales de tenis el nombre de nuestra patria a todos los confines del mundo.

Creo que si el pueblo vasco se convence de que el tenis es un deporte autóctono tan vasco como la pelota de mano, la pala o el remonte, y en cada pueblo de Euskadi se ponen a disposición de la juventud local un par de pistas de tenis, esta respondería masivamente a la llamada, y dadas sus aptitudes ancestrales para la práctica de la pelota vasca en todas sus modalidades, en un plazo no superior a diez años algunos nombres de chicos y chicas vascos podrían figurar en los mejores torneos tenísticos del mundo.

Y así cerraba su exposición de seis páginas en Kirolak el reconocido dramaturgo José María Bellido, a quien un buen día se le ocurrió mezclar el tenis con el teatro, casi sin querer.

5º ATP Challenger Tour Emilio Sánchez Academy: Tenis de alto nivel en Barcelona
Artículo siguienteTenis Playa Luanco: Carreño se enfoca en París 2024, dificultando su participación en 2024
Goyo Ybort
Goyo Ybort es periodista en ejercicio y director de competiciones desde 1980. Su faceta periodística está labrada, esencialmente, en deportes, sobre todo en motociclismo y motonáutica; pero con notable actividad en automovilismo y tenis. Es fundador y director del Club de Prensa K y K (1995), y miembro de la Asociación de la Prensa Deportiva de Madrid. Ha sido responsable de Comunicación de la Real Federación Motociclista Española, de la Jet Sports Boating Association España, Federación Motonáutica de Madrid y Federación Madrileña de Motociclismo; de diferentes acontecimientos internacionales de motociclismo, automovilismo, motonáutica, tenis y bicicleta todoterreno, y de deportistas y equipos internacionales de tenis, motociclismo y automovilismo. Colaborador en decenas de revistas nacionales y regionales especializadas en deportes en general, tenis y deportes de motor. También en diferentes emisoras de radio, en algunas federaciones nacionales y autonómicas de motociclismo, motonáutica y ciclismo; y en la ONG Asociación Madrileña de Ayuda a la Infancia, AMAIF (desde 2007). Es redactor deportivo del periódico madrileño La Quincena, desde 1994. Ha ejercido como director de competición en más de un centenar de eventos de doce modalidades deportivas distintas. En el deporte de la raqueta hizo su incursión como periodista en 1994, con motivo de la eliminatoria de Copa Davis España-Italia. Es colaborador de la revista Grand Slam de Tenis desde 2011, de La Web del Tenis (desde 2017), de Radio Marca Madrid Sierra (desde 2015), y dirige el programa de TV Tenis Madrid, de la FTM y Vinteon TV. Ya en eventos, ha colaborado con el ATP Challenger Copa Sevilla 2022, la RFET, ITF y FTM, y ha ejercido como responsable de comunicación en el Open Castilla y León Villa de El Espinar (ATP Challenger e ITF femenino), de 2011 a 2017, dentro del equipo de Virginia Ruano; en los Futures ITF Internacionales del Almanzora Costa de Almería de 2016; en los Futures ITF Majadahonda CIT (2014-2016) y Futures ITF Rozas Club (2011-2015), y en el ITF Junior Circuit Internacional Madrid, R.C.T. López Maeso (2002). También ha intervenido en la comunicación del Longines Spain Junior Tour y Longines Future Tennis Aces (2014-2018), del Circuito Corredor ‘Vicente Mendieta Madrid Tennis Tour’ (2003 a 2018) y del Circuito de Promoción de Tenis Base de Madrid (2011-2012).