Jornada de sorpresas en la Copa sevilla de Tenis

Kuhn no puede con un Trungelliti que venció a sus demonios

Marco Trungelliti vence en una gran batalla tenística a Nicola Kuhn. Tres de los jugadores procedentes de la fase previa sientan cátedra y pasan a octavos venciendo a algunos cabezas de serie como Gimeno-Traver (6) o Ramanathan (3)

En la Copa Sevilla todo puede pasar y nada está escrito. La realidad de este challenger es que las mayores sorpresas, siempre, están por venir. En este martes hemos visto como tres jugadores de la fase previa se han colocado en octavos, dos de ellos derribando a dos de los cabezas de serie.

Pero sin duda el partido del día ha sido el choque entre el argentino Marco Trungelliti y el español Nicola Kuhn, que ha atraído a numeroso público a la pista central como wildcard del torneo. Bien por la osadía de la juventud o por un talento que hay que seguir puliendo, Kuhn siempre intenta el más difícil todavía, lo que le ha hecho llevarse el primer set. Pero en el segundo, un Trungelliti que estaba furioso por no poder contra el joven español, ha transformado su rabia en destreza y en un juego con bolas imposibles y cruzadas que han hecho correr a Kuhn. En el segundo set Kuhn había conseguido adelantarse en tres juegos a cero, pero el argentino estaba desplegando estrategia y algo de agresividad. Tras llevarse el segundo set, en el tercero el español ya estaba descolocado y fue imposible reengancharse a la batalla, terminando con la victoria del argentino por 5-7, 6-4, 6-4.

En las pistas adjuntas, otra sorpresa ha sido la que ha dado el italiano Matteo Donati, que ha vencido como si fuera fácil al segundo cabeza de serie, el alemán Yannick Maden. La reacción del alemán después de que se le escapara el primer set, ha sido demasiado tarde. El choque ha acabado con 6-4, 6-3. Por otra parte, Marko Djokovic ha sido eliminado en esta primera ronda no sin haber luchado ante un gigante de dos metros llamado Kenny de Schepper y con un buen recorrido de competición, y que ha aprovechado las faltas del serbio para convertir sus oportunidades en triunfos. El francés le ha ganado por 4-6, 6-2, 6-2.

Los tenistas emergentes dan el golpe

La mañana empezaba con dos duelos nacionales en esta segunda jornada de primera ronda de fase final. El argentino que enfrentaba a Cachín (campeón de la Copa en 2015) y Argüello –en el que el segundo ha alcanzado la victoria por 6-4, 6-3- y el italiano, entre Giustino y Gaio, que ha acabado con la victoria cómoda del primero 6-4, 6-2.

Los otros dos choques de primera hora de la mañana han sido los del duelo del Este (el croata Pavic contra el bosnio Brkic) y el enfrentamiento entre el español Enrique López-Pérez y el serbio Pedja Krstin. Al principio de este encuentro, le ha costado al español entrar en el partido en los dos primeros juegos, pero consiguió cogerle el ritmo a su rival. Volvió la desconcentración en el segundo set, en el que el español intentaba usar pelotas veloces para coger desprevenido al contrincante. Consiguió determinado equilibrio entre las fuerzas de los dos lados de la red, pero el español terminó cediendo ganando Krstin por 7-5, 6-4.

La segunda ronda colocaba a tres de los jugadores procedentes de la clase previa contra dos cabezas de serie y un poseedor de una wildcard. A pesar de la lucha, el almeriense Javier Barranco no pudo hacer frentre a Alex Molcan, que lo venció por 6-2, 6-1. Pero más sorprendente fue la victoria del lituano Laurynas Grigrelis ante el tercer cabeza de serie, Ramkumar Ramanathan, que parecía a ratos que ni siquiera estaba en el partido. El revés del lituano, certero y potente, no dejaba espacio al indio a menos que este atacara con la diestra. En el segundo set, la presencia del tercer cabeza de serie ha sido casi invisible.

La jornada de mañana terminaba con el enfrentamiento entre el tricampeón de la Copa y sexto cabeza de serie, Daniel Gimeno-Traver, y el belga que viene de la frase previa, Kimmer Coppejans. Este joven de 24 años, a pesar de que el español le haya luchado, ha conseguido hacerse con el partido por 7-6 (5), 6-4. Un partido en el que el belga ha mostrado que tiene dos caras: se viene abajo y desconfía de sus posibilidades cuando va por delante en el marcador, y saca su mejor juego cuando los puntos están igualados o va en desventaja. Gimeno, que había dado guerra durante todo el partido, ha perdido justo el último set decisivo con una sucesión de dobles faltas que le han dado la victoria a Coppejans.