La generación de oro se resiste a morir

Javier Martí y Carlos Boluda

BRUNO BERGARECHE SANS
Javier Martí y Carlos Boluda, son dos nombres que el tenis español esperaba ver en lo más alto de este deporte tarde o temprano.

El foco se puso sobre estos dos jóvenes cuando aún tenían 12 o 13 años y ha sido un foco que les ha sofocado; que les ha pesado más de lo que les ha ayudado. Se espera un relevo en nuestro tenis como agua de mayo y Martí y Boluda han pasado de ser esa gran esperanza a ser completamente olvidados. Así funcionan los intereses, en las buenas todos estaban y en las malas pocos se quedaron a sus lados.

Pero esta semana pasada ha sido un rayo de esperanza para estos dos tenistas de 22 (Martí) y 21 años (Boluda). El madrileño Martí ha vivido un auténtico calvario con las lesiones y ya marcó su retorno en 2014 con un triunfo en un Futures de Croacia. Pero se ha fijado como meta volver a ser el de antes en 2015 y para ello ha realizado una buena pretemporada junto a Rubén Ramírez Hidalgo. Quizás no haya mejor ejemplo para un joven tenista que Ramírez Hidalgo, que sigue trabajando semana tras semana con la misma ilusión que un junior y, a sus 37 años, posee un físico que ya les gustaría a muchos de 17 años. Este trabajo ha dado sus frutos en Casablanca, donde Martí ha aprovechado su ranking protegido, y ha alcanzado la final del Challenger. El destino quiso que se cruzase con su compañero de pretemporada y buen amigo Ramírez Hidalgo en primera ronda. Tras superar al alicantino, el joven madrileño ganó con extremada solvencia a buenos tenistas como Silva, Teixeira o Djere, que había dado la sorpresa esa semana. En la final el tenista local Lamine Ouahab aprovechó su experiencia para llevarse el título pero en general la semana fue más que positiva y Martí ha dado un buen salto de más de 200 puestos para colocarse en el número 498. Intentará confirmar estas buenas sensaciones en el Futures de Egipto que disputa esta semana pero el arranque a 2015 no ha podido ser mejor.

Por su parte, Carlos Boluda ha decidido comenzar su temporada en Irán en el circuito Futures. Un destino que cómo dejaron demostrado en la clase baja del tenis no es nada sencillo. El alicantino se hizo con el título sin ceder un solo set y poco a poco intenta recobrar esas sensaciones que le llevaron a ser una de las mejores promesas del tenis. Un talento que no ha perdido sino que solo tiene que reencontrar. Esta semana Boluda sigue en Irán donde intentará continuar con su fantástico arranque de temporada. Esperemos que este sea el año de Javier y Carlos, que tras todo lo que han pasado se lo merecen.

Advertisements

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here