Sorribes e Ivanovic: de la consola a la pista de tenis

Sara Sorribes en el Mallorca Open
Pär Olsson / Mallorca Open

Cuando Ana Ivanovic ganó Roland Garros (2008), Sara Sorribes era una niña que jugaba al tenis en la consola y tenía claro a quien elegir: la serbia siempre era su preferida. Mañana, algo increíble: Sorribes jugará contra Ivanovic por una plaza en los cuartos de final del Mallorca Open. Esta vez, en la vida real.

Me hace mucha ilusión jugar con Ivanovic”, aseguró la castellonense. “Cuando estaba de moda la videoconsola Wii, que ella ganó Roland Garros, yo tenía el juego de tenis y escogía siempre a Ivanovic para jugar. De hecho, ayer hablé con mi hermano y me lo dijo. Obviamente ya no jugamos, porque hemos crecido, pero es una jugadora que me encanta”, dijo la 153 del ránking WTA .

Es una motivación muy grande poder jugar en la pista central”, explicó Sorribes. “Estoy en un momento en el que vengo jugando bien, con confianza. Es un partido en el que tengo que intentar seguir mejorando y trabajando en lo mío. Me toca olvidarme la rival que tengo enfrente para poder hacer mi trabajo”.

En la primera ronda, Sorribes derrotó a Paula Badosa, otra de las jóvenes españolas más prometedoras. “No era un partido fácil para ninguna de las dos, estábamos bastante tensas al principio. A partir del 0-3, conseguí jugar muy bien y pude ganar nueve juegos seguidos. Tuve suerte de ponerme con una diferencia amplia en el segundo parcial, porque cuando empecé a jugar me sirvió para tener ventaja y arreglarlo. Hice un gran partido, estoy contenta”, recalcó. “Mañana quiero seguir dando lo mejor de mí misma”.