El joven noruego Casper Ruud se ha convertido en la revelación de la Copa Sevilla ATP Challenger.

Hijo de Christian Ruud, el mayor tenista de Noruega, admira a Nadal y ya está en semifinales del torneo
Casper Ruud (Oslo, 1998) venía a la Copa Sevilla para probar suerte en su primer challenger. Pero hubo más que suerte en Sevilla, donde hoy compite en semifinales ante el defensor del título, el argentino Pedro Cachín. Por el camino, ha eliminado a dos cabezas de serie como el eslovaco Andrej Martin y el español Íñigo Cervantes, el favorito para ganar el torneo. Hijo de Christian Ruud, el mayor tenista que ha dado Noruega y que alcanzó el número 39 del ránking, este joven sonriente de pelo rubio se ha convertido en una revelación en la Copa Sevilla.

Casper Ruud decidió rehusar al US Open Juniors para probar en un torneo challenger, y por eso escogió Sevilla para probar si podía ascender de la fase previa de clasificación. Y no solo lo hizo, sino que en octavos eliminó a Andrej Martin, quinto cabeza de serie, y en cuartos derrotó al primer cabeza de serie, Íñigo Cervantes, con un ránking 75 frente al 450 del noruego.

Sevilla es un gran torneo, no sabía lo que podía esperar de esta experiencia porque es mi primer challenger, pero está siendo una grata sorpresa”, dice Ruud, que se enfrenta en semifinales al defensor del título, el argentino Pedro Cachín. “Ha habido mucha gente que ha venido a ver los partidos y apoyarnos, y ha sido muy bonito. Es una gran experiencia competir en un challenger en lugar de en los Futures”, cuenta.

Como junior, el tenista estaba a principios de año en el número 1 del ránking ITF en esa categoría, y una vez dado el salto a la categoría senior sin haber cumplido los 18 años, llegaba a la Copa Sevilla siendo el número 450 de la lista. Tiene una concentración que se hace notar en la pista y su energía cuando salta al terreno de juego parece inagotable.

El noruego tiene un ídolo en el que mirarse, y no es otro que Rafa Nadal. Esa es una de las causas por lo que entrena en España para avanzar en el circuito tenístico masculino. “Es mi ídolo desde que era un niño. Es muy intenso en la pista y tiene un estilo de juego extremo”, dice Ruud. “Siempre intento mirarme en grandes jugadores como Kei Nishikori o Novak Djokovic, tenistas que llevan la competición a otro nivel. El nivel del tenis del Top 10 es increíble a día de hoy, así que intento aprender de ello”.

En Noruega, su participación en la Copa Sevilla está siendo seguida día a día en los informativos. El país escandinavo no tenía una promesa tenística así desde que se retiró el padre de Ruud, Christian, hace 15 años. “El tenis no es un deporte de masas en Noruega, pero espero que la afición crezca si lo hago bien. Hay algunos seguidores entusiastas en mi país a los que les gusta seguirme y mandarme mensajes, que recibo con alegría. Ojalá pueda conseguir lo que logró mi padre y que el tenis sea más popular en Noruega”, concluye.

Advertisements