El japonés Taro Daniel y el noruego Casper Ruud, serán los protagonistas de la final de la 54º edición de la Copa Sevilla de Tenis, que se juega desde 1962 en el Real Club de Tenis Betis.

El partido de la final de dobles acaba con la victoria del dúo formado por Íñigo Cervantes y Oriol Roca, tras la retirada por lesión de Enrique López-Pérez, pareja de Ariel Behar

Hay que seguir hablando de Casper Ruud. El noruego, 17 años y participando en su primer challenger, ha conseguido meterse en la final de la Copa Sevilla. El partido con el argentino Pedro Cachín, que defendía el título, es para enmarcar. Emoción, aguante y tres sets de auténtico tenis para alcanzar una final ante Taro Daniel. Si bien en el primer set el poderío de Cachín ha sido superior, Casper Ruud ha tirado de juventud y de una concentración inquebrantable apurando las líneas para colocarse como finalista por derecho de la Copa Sevilla. El partido, en el que ambos han demostrado un magnífico control de los límites de la pista y en el que la resistencia ha sido decisiva, ha concluido con 6-4, 3-6, 2-6.

El duelo de la primera semifinal de la Copa Sevilla se ha resuelto en dos sets. El japonés Taro Daniel ha demostrado que, como tercer cabeza de serie del torneo, sigue siendo un tenista concienzudo y de una mente despejada. En el primer set su juego se ha impuesto al del joven polaco de 20 años Jan Majchrzak. Ha sido un duelo de caballeros, con un silencio absoluto por parte de los contrincantes, respeto y ni un grito o murmullo de queja, algo que caracteriza a ambos tenistas. Aunque la rapidez de reflejos del polaco –ya lo vivió Melzer- ha sido asombrosa, responiendo tres voleas del japonés encadenadas a un metro de la red, el juego de amplitud de campo y reposado del japonés le ha hecho alzarse con la victoria. El partido ha terminado con un resultado distanciado de 6-2, 6-1.

En la final de dobles, la pareja vencedora ha sido la integrada por Oriol Roca e Íñigo Cervantes, que han vencido finalmente por abandono de su pareja rival en el segundo set. A pesar de que hemos visto en esta Copa el crecimiento ante la adversidad de Enrique López-Pérez, no ha podido seguir jugando con un tirón en la espalda. Aunque el fisioterapeuta ha estado atendiéndolo casi 10 minutos tumbado en la pista, no ha sido suficiente. En un segundo set en el que iban ganando, tras llevarse el primero Roca y Cervantes, han tenido que abandonar dándole el trofeo a sus rivales.

Advertisements