Diseño al servicio del equilibrio y el confort

Contacto con Lacoste L23 y L23 Light

Lacoste L23
Foto: Goyo Ybort

La familia de raquetas Lacoste podríamos decir que entra, con la reciente L23, en su sexta generación, sin contar la exclusiva serie limitada de la híbrida LT12 de la primavera de 2015.

La genialidad original del fundador de la marca, René Lacoste, le llevó a ser pionero en cuanto a la indumentaria adaptada al tenista con su polo, a la hora de patentar una máquina lanzapelotas (que fabricó Dunlop), de escribir el libro Tennis, de moldear la empuñadura de la raqueta para incrementar tacto, o de crear el sistema Accelero-Damper en busca de la mejor absorción y confort en la pegada, trabajando en la amortiguación desde la empuñadura con ese característico sistema visible en el tapón del puño.

La saga de raquetas de la firma del cocodrilo parte de aquella revolucionaria RL07 Lacoste Metal Racket (de principios de los 60 del siglo XX), paradójicamente de poco éxito hasta que fue adquirida por Wilson para rebautizarla como T-2000. Apenas veinte años después, llegó la familia de madera Control Wooden Racket. La tercera entrega vendría de la mano de las piezas de grafito, de cabeza deformada a las 3 y a las 9, LT 301 y LT 302 Equijet Racket, de finales de los años 80. La cuarta generación, ya en la década de los 90, tenía como principales referentes las LT345, LT340 y LT330, que combinaban grafito, fibra de vidrio y kevlar y que popularizaron el sistema de amortiguación Accelero-Damper.

Y la quinta familia, de sólo dos miembros, la constituyó la L20 y L20 L o versión ligera. Lanzada en 2021, y una vez que Lacoste había adquirido en 2017 la participación del 80% en la compañía Major Sports, matriz propietaria de Tecnifibre (fundada en 1971).

Por tanto, la L20 supone el antecedente de la reciente L23, que ha visto la luz también con versión Light.

Foto: Goyo Ybort

La nueva L23 diseñada por Tecnifibre en Feucherolles (fabricada en China) ha mejorado terminación y prestaciones respecto a su antecesora. Así, para empezar, pese a tratarse también de una raqueta de grafito de 100 pulgadas de cabeza, la L23 da en báscula 300 gramos (por los 290 de la L20) y ofrece un balance de 32 centímetros (31,5 cm la anterior). Su perfil de marco es de 23 mm/25 mm/23 mm y su rigidez es de 69 ra (resistencia a la flexión), en consonancia con raquetas de alta gama con destino a la competición.

Las variables aplicadas en su geometría y especificaciones inciden en que el nuevo modelo consiga una sensacional alineación entre estabilidad, potencia y comodidad, permitiendo la metáfora de convertirse en un auténtico regalo de equilibrado confort. A esa comodidad a la hora de impactar con la pelota contribuye la optimización practicada sobre el afamado sistema de amortiguación -con elastómero en la empuñadura- ideado por René Lacoste.

Mantiene, la L23, el patrón de encordado abierto de 16 verticales por 19 horizontales, con mayor densidad de cuerdas en el centro de la cabeza que en los laterales, de mayor anchura en los bordes; lo que incrementa el punto dulce de golpeo, el control y la potencia, minimizando los errores.

Y la otra gran mejora la constituye su acabado estético -exquisita terminación del grafito y la pintura- en el corporativo verde de la marca, con las letras en plata para incrementar ese aspecto de sutil elegancia.

Por su parte, la versión ligera L23 Light muestra mayores diferencias, si cabe, con respecto a la precedente L20L, con la que comparte peso de 275 gramos, pero no ya balance, ahora de 33,5 cm, en lugar de los 32,5 cm de la anterior.

La L23 Light luce idéntico sofisticado diseño, patrón de encordado y perfil que su hermana de 300 gramos; si bien, la rigidez se fija en 71 ra, igualmente en línea con productos de alta gama y peso reducido.

Foto: Alberto Simón

Opiniones sobre la raqueta de tenis Lacoste L23

Goyo Ybort: “Para mí la L23 es un producto que revive la esencia de Lacoste, pues destila diseño y elegancia a primera vista. Como las últimas generaciones, se trata de raquetas de muy fácil manejo, que procuran confort de juego. Ahora bien, la L23 se distancia claramente de su predecesora, no sólo en acabado y pintura, pues ha perfeccionado el mágico cóctel de potencia, control, equilibrio y comodidad, facilitando la ejecución de efectos y reduciendo el riesgo de error en el golpeo. Y hay un detalle más que no pasa desapercibido: la L23 Light está mucho más cerca de las óptimas prestaciones de la L23, de lo que lo estaba la anterior ligera L20L respecto a su hermana de gama L20. Realmente, me parecen raquetas que endulzan el juego, para alguien de mis características”.

Carlos Mansilla: “La L23 Light me ha parecido una raqueta fenomenal porque su ligereza permite manejarla con soltura y comodidad, por peso y equilibrio; también me pareció muy fiable en el golpeo. Me sentí verdaderamente cómodo con ella. La L23 me costaba algo más moverla -realmente estoy acostumbrado a jugar con menos peso- y poner la bola donde yo quería. En cualquier caso, aprecié que son dos muy buenas raquetas, y muy bien acabadas”.

Ignacio Casquero: “La nueva L23 es una raqueta muy cómoda, que ofrece gran sensación de estabilidad en cada golpeo y con un diseño que, personalmente, me encanta. La L23 Light es una raqueta para jugadores menos exigentes, por su ligereza y maniobrabilidad, pero que conserva potencia, comodidad y buenas sensaciones en cada golpeo”.

Antonio Hernández: “La L23 me pareció una raqueta ligera pero que ayuda, que te permite jugar bien sin muchas exigencias; óptima, especialmente, para juego de fondo muy fiable”.

Agradecimiento por su colaboración a Espacio Herreria y AIT Tenis

XX Trofeo de Navidad de Tenis “El Corte Inglés” Albacete: Scott Sutter, campeón absoluto
Artículo siguienteLa FTM acercó el tenis a casi seis mil niños con motivo de Juvenalia unas Navidades más
Goyo Ybort
Goyo Ybort es periodista en ejercicio y director de competiciones desde 1980. Su faceta periodística está labrada, esencialmente, en deportes, sobre todo en motociclismo y motonáutica; pero con notable actividad en automovilismo y tenis. Es fundador y director del Club de Prensa K y K (1995), y miembro de la Asociación de la Prensa Deportiva de Madrid. Ha sido responsable de Comunicación de la Real Federación Motociclista Española, de la Jet Sports Boating Association España, Federación Motonáutica de Madrid y Federación Madrileña de Motociclismo; de diferentes acontecimientos internacionales de motociclismo, automovilismo, motonáutica, tenis y bicicleta todoterreno, y de deportistas y equipos internacionales de tenis, motociclismo y automovilismo. Colaborador en decenas de revistas nacionales y regionales especializadas en deportes en general, tenis y deportes de motor. También en diferentes emisoras de radio, en algunas federaciones nacionales y autonómicas de motociclismo, motonáutica y ciclismo; y en la ONG Asociación Madrileña de Ayuda a la Infancia, AMAIF (desde 2007). Es redactor deportivo del periódico madrileño La Quincena, desde 1994. Ha ejercido como director de competición en más de un centenar de eventos de doce modalidades deportivas distintas. En el deporte de la raqueta hizo su incursión como periodista en 1994, con motivo de la eliminatoria de Copa Davis España-Italia. Es colaborador de la revista Grand Slam de Tenis desde 2011, de La Web del Tenis (desde 2017), de Radio Marca Madrid Sierra (desde 2015), y dirige el programa de TV Tenis Madrid, de la FTM y Vinteon TV. Ya en eventos, ha colaborado con el ATP Challenger Copa Sevilla 2022, la RFET, ITF y FTM, y ha ejercido como responsable de comunicación en el Open Castilla y León Villa de El Espinar (ATP Challenger e ITF femenino), de 2011 a 2017, dentro del equipo de Virginia Ruano; en los Futures ITF Internacionales del Almanzora Costa de Almería de 2016; en los Futures ITF Majadahonda CIT (2014-2016) y Futures ITF Rozas Club (2011-2015), y en el ITF Junior Circuit Internacional Madrid, R.C.T. López Maeso (2002). También ha intervenido en la comunicación del Longines Spain Junior Tour y Longines Future Tennis Aces (2014-2018), del Circuito Corredor ‘Vicente Mendieta Madrid Tennis Tour’ (2003 a 2018) y del Circuito de Promoción de Tenis Base de Madrid (2011-2012).