Juego Mental – La búsqueda de Novak Djokovic hacia la felicidad y el amor

Novak Djokovic - Juego Mental

El juego mental es determinante  durante un partido y en el desarrollo de un jugador, como podemos ver en el ejemplo de Novak Djokovic. Carles Sastre escribe en mi muro de facebook:

Amor vs. Miedo. Hace unas semanas disfruté de una amena conversación con Maite Iriarte Rego y Carles Juan Bellés, justamente sobre Nole y Pepe Imaz. Las teorias sobre el amor, como emoción capaz de vencer al miedo ,a mi entender, son acertadas, pero no podemos hacer dogma del concepto.

Carles, gracias por poner este artículo en mi muro porque como ya estuvimos hablando es muy interesante el proceso vital, más que mental por el que está pasando Novak Djokovic. Este es un tema que me apasiona porque todos nosotros somos más que nuestra mente y nuestro cuerpo y nuestros resultados….y si somos más que todo eso, ¿quiénes somos realmente y qué hacemos aquí?

Esta es una pregunta básica y existencial que todos nos hacemos en algún momento de nuestra vida de forma más o menos consciente y que respondemos de distinta forma en lo que podemos llamar “la búsqueda de nosotros mismos”  y la búsqueda hacia la plenitud. Estos dos conceptos son a su vez definidos de forma muy individual.

Esta busqueda la hacemos de forma más o menos consciente y Pepe Imáz tuvo una época en su vida de crisis vital en la que encontró muchas verdades que, según he podido seguir en sus videos, le sirven para sentirse más unido a sí mismo y a la vida…más pleno y lejano de encontrarse a sí mismo y  la plenitud detrás de resultados, del alto rendimiento y del éxito. Su mérito personal, a mi parecer, es querer compartir un mundo lleno  de amor y paz . Un objetivo más que valiente y valioso en estos tiempos de constante terrorismo y miedo, también por su forma poco convencional de compartir sus verdades y conocimientos  en el mundo del alto rendimiento y de la alta competición más conocidos por su ferrea disciplina y su dureza, que por su amor y su paz.

Me apasiona seguir esta búsqueda tan interesante y aplaudo el atrevimiento de Pepe y  Nole al seguir caminos poco convencionales.

Sin embargo creo que nos estamos cayendo hacia el otro lado del caballo…como lo está haciendo ahora Novak Djokovic. Por un lado tenemos el éxito y la competitividad (en la dialéctica filosófica “Tesis” ) y en el otro lado tenemos el amor (en la dialéctica filosófica la “Antítesis”). Y es que necesitamos una tesis y una antitesis para encontrar la sintesis (en este caso la plenitud absoluta o como lo llamamos en alemán “Erfüllung”) para poder cabalgar el caballo con certeza y maestria.

Me explico y tomaré para ello el ejemplo de Tamara en mi muro de facebook (gracias Tamara!). A un lado del caballo está la COMPETITIVIDAD: tratar al rival como tu peor enemigo, con odio, sacar los dientes, tener el instinto “Killer”, no regalar nada. O TU O YO.

Al otro lado del caballo está el AMOR entendido como COMPASIÒN, LASTIMA, ALTRUISMO, AYUDA…. como dice Tamara os imagináis a un tenista tirando mas flojo porque tiene lastima por el rival que ese día no esta fino?  Esta opción es también O TU O YO.

Entendidas ambas como opciones mentales a la hora de salir vencedor o perdedor en un partido. Se trata de VENCER o no PERDER y el amor parece no tener cabida. Sin embargo si entendemos el AMOR no como una cosa  objeto que puedo tener o hacer o no tener o no hacer , sino como  el TODO desde el que somos y actuamos entonces TODO es AMOR. Se puede AMAR al rival y  hacerle la vida imposible tenísticamente hablando como muestra , como dice Carles de respeto y amor hacia mi adversario y por el tenis. El AMOR no esta reñido con la dureza, ni con la competitividad, al contrario, ¿cuántas veces no somos duros con nuestros hijos o alumnos para que prosperen y progresen como expresión de nuestro amor?

El amor tiene muchas caras y a veces no son reconocibles  a primera vista y hay que tener cuidado con el AMOR y la MORAL. No confundir el AMOR con  la bondad y la maldad, lo correcto y lo falso. Si hago lo correcto y lo bueno amo y si no, ¿no amo? El amor como cosa y objeto para manipular reduce, separa y excluye. El amor como marco de todo lo que es, libera, une y expande

Para mí la mayor expresión de AMOR es sacar lo mejor de uno mismo y eso a veces esta reñido con el AMOR entendida como MORAL. ¿Qué mayor gesto  de amor existe, que mostrar al contrario ganandole cuáles son sus límites deportivos, revelandole la verdad del lugar deportivo en el que se encuentra?

Roger Federer y Rafael Nadal

La competición y el medirse unos contra otros es una gran expresión de amor consigo mismo y con los demás porque abre nuevas posibilidades de desarrollo y desata potenciales escondidos. La derrora como crecimiento y fortalecimiento en la maestría en una disciplina. Roger Federer y Rafa Nadal  son una maravillosa prueba de ello. Entrega y compromiso total con el tenis y con las condiciones que require el éxito como máxima expresión de AMOR hacia sí mismos y hacia el tenis. El amor y la competitividad no están reñidos

Volviendo a Novak Djokovic, como dice Obradovic, se ha perdido en busca de algo que piensa que no tiene o le falta…amor o competitividad …éxito o plenitud.

No se lo podemos tomar a mal porque es una divergencia en la que vivimos todos: ¿éxito y plenitud a la vez, es posible? ¿No sería demasiado o incluso inmoral?

¿Se puede tener éxito máximo con las exigencias que conlleva éste y vivir de forma plena a la vez?  Nole y Pepe abren  preguntas  apasionantes sobre formas de vivir y nos sacan de la tesis AMOR vs.  antítesis COMPETITIVIDAD hacia la síntesis ÈXITO Y PLENITUD que es lo que está buscando Novak Djokovic de la mano de Pepe Imáz.

El problema es que les sobra a ambos la moral, el querer hacer lo correcto en vez de mirar qué es lo que funciona como expresión de éxito y plenitud definida de forma completamente individual.  Por que la plenitud y la felicidad nunca están fuera de nosotros. Eso ya lo sabe Pepe Imáz, lo que pasa es que la felicidad es imposible cabalgando el caballo de costado por un solo lado y la moral nos tira del caballo. Dejar de mirar la moral y mirar más lo que funciona para el resultado que quiero obtener, obliga a abandonar una mente que busca lo bueno y lo malo, lo correcto y lo falso para abrazar una mente que busca lo que funciona para uno mismo y los demás en función del resultado que buscamos como expresión de la plenitud y el éxito individual y del amor hacia uno mismo y hacia los demás.

Dejar la moral y de ver el amor como un objeto obliga a pasar de una mente victima a una mente responsable y creadora que es consciente de ser la fuente de todo lo que ES, lo que TIENE y lo que HACE. Esta posibilidad abre puertas a nuevas preguntas inusuales como  ¿qué ventaja tenemos de no vivir exitosos y plenos en nuestra totalidad?, ¿qué o quién no se merecen nuestro éxito y felicidad plenas? , ¿con qué intención renegamos el cumplir todas las condiciones que nos llevan al éxito y a vivir de forma plena?

Volviendo a Nole y a Pepe Imáz, entender el AMOR como MORAL y vivir en la dicotomía de ÉXITO y COMPETITIVIDAD o  AMOR y PLENITUD,  no les va a permitir salir del sistema en el que se ecuentran paseando en la tesis y evitando estar en la antítesis. Para llegar a la SINTESIS de éxito y plenitud como expresión de amor y paz es necesario pasar por la antítesis que incluye el riesgo de hacer algo incorrecto e inmoral.

Como dice mi amigo Carles que es un genio y tiene una mente aguda:

¡Que a un Balcanico, superviviente de guerra, le arrebates su competitividad ,es una falta de amor!

Maite Iriarte Rego

Psicóloga del deporte reconocida internacionalmente y experta en entrenamiento mental en tenis. Más de 10 años de experiencia en el apoyo mental de jugadores y entrenadores siguiendo su programa “Succes-Power-Program” con 10 pasos fáciles para entrenar la fuerza mental.

Visita mi sitio