Las diferencias del tenis en el césped

tenis en cesped

NACHO MÜHLENBERG
Arrancó la temporada de tenis sobre césped. Tan sólo son cinco semanas al año en las que predomina el color verde y donde todas las miradas apuntan a un mismo objetivo, el torneo más prestigioso del mundo: Wimbledon.

El tenis, en sus orígenes, comenzó a jugarse sobre hierba. Hoy en día es la superficie menos usada en los torneos de tenis. Su elevado coste y la laboriosa manutención hacen que tan solo se pueda disfrutar del tenis sobre hierba durante poco más de un mes en toda la temporada.

Este es uno de los motivos por los que muchos jugadores tienen dificultades para adaptarse a esta rápida superficie. Además entre Roland Garros y Wimbledon hay apenas tres semanas de diferencia, con lo que la preparación para el Grand Slam londinense es corta.

Puntos a tener en cuenta en el césped

– En la hierba los botes son muchos más bajos que en otras superficies. La pelota no bota con altura sino que se desliza, resbala. La velocidad se incrementa notoriamente.

– Estos botes tan bajos producen que muchas de los impactos entre raqueta y pelota se produzcan por debajo de la altura de la cintura. Al estar tan pegadas al suelo se tiene que tener un gran juego de piernas y flexionar mucho las rodillas para ejecutar el golpe correctamente.

– Los puntos suelen ser mucho más cortos, ya que el esfuerzo de mantener en juego la bola es mucho mayor.

– Las pistas se van desgastando con el correr de los días y con la cantidad de partidos que tienen encima. Esto provoca que la superficie vaya siendo más irregular a medida que avanza el torneo. El césped no está igual en todos los rincones de la pista y pueden producirse botes malos. De esta manera es necesario que el jugador vaya ajustando bien sus movimientos y rectificando golpes según el bote de la bola. Ardua tarea para los tenistas.

– La hierba es la superficie idónea para los buenos sacadores y así lo ha sido a lo largo de la historia. Bien es cierto que en estos últimos años las pistas se han ralentizado y se pueden observar largos peloteos y botes más altos, pero el saque sigue siendo un arma fundamental. Se aprovecha la velocidad de la pista y la manera que resbala la pelota para utilizar mucho los efectos, sobre todo el cortado. Cuesta mucho devolver el saque en el césped.

– Se utiliza mucho el revés cortado (el ‘slice’). Es un arma muy peligrosa ya que sirve para defenderse pero también puede ser un golpe muy agresivo y que permita subir a la red. Como hemos visto anteriormente, al botar muy baja la bola y resbalar por la pista el cortado es un golpe predilecto en la hierba ya que es difícil contrarrestarlo.

– Con el calzado adecuado para césped se puede resbalar en la pista casi de la misma manera que en tierra batida. Ahora bien, a diferencia de las canchas de polvo de ladrillo o cemento, es imposible jugar si hay llovizna o la cancha está mojada. La pista se pone demasiado resbaladiza y, por lo tanto, aumenta el riesgo de lesiones.

Nacho Mühlenberg

Director y presentador de Planeta Tenis en Radio Marca Barcelona

Visita mi sitio
Advertisements

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here